Me llamo Huracán

Escribo desde hace muchos años; a veces pierdo práctica y otras veces escribo como si fuese a acabarse el mundo. No soy periodista, pero hay cuestiones en las que puedo defender mi opinión con cierta destreza. Hay dos cosas aquí: argumentos y emociones. Me llamo Mery, pero aquí me he puesto el nombre de Huracán. Todavía no tengo muy claro qué pondré aquí. Si me quieres acompañar, déjame tu email en la cajita de la barra lateral y te avisaré cuando publique. ¿Qué más puedo decir? Me gustan las flores, los cuadernos y los poemas. A veces lloro y no sé por qué. Hay personas que son como un buen libro, pero hasta La Historia Interminable tiene un punto y final.